Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv desarrollan un método efectivo para matar el coronavirus

La investigación ha demostrado que las luces UV-LED de diferentes longitudes de onda desinfectarán con éxito el virus en menos de 30 segundos.

957

Comunicado del portavoz de la Universidad de Tel Aviv

¿Una revolución en la desinfección? Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han demostrado que el coronavirus se puede matar de manera eficiente, rápida y económica utilizando diodos emisores de luz ultravioleta (UV) (UV-LED). Este es el primer estudio en el mundo realizado sobre la eficiencia de la desinfección de un virus de la familia de los coronavirus utilizando la irradiación de los UV-LED a diferentes longitudes de onda o frecuencias. El estudio fue dirigido por la Prof. Hadas Mamane, Jefa del Programa de Ingeniería Ambiental de la Escuela de Ingeniería Mecánica, de la Facultad de Ingeniería Iby y Aladar Fleischman, y se llevó a cabo en colaboración con el Prof. Yoram Gerchman del Oranim College, el Dr. Michal Mandelboim, Director del Centro Nacional para la Gripe y los Virus Respiratorios en el Centro Médico Sheba de Tel HaShomer y Nehemya Friedman de Tel Hashomer. El artículo fue publicado en la Revista de Fotoquímica y Fotobiología B: Biology.

En el estudio, los investigadores probaron la longitud de onda óptima para matar el coronavirus, y encontraron que una longitud de 285 nanómetros era casi tan eficiente en la desinfección del virus como una longitud de onda de 265 nanómetros, requiriendo menos de medio minuto para destruir más del 99.9% de los coronavirus. Este resultado es significativo porque el costo de las bombillas LED 285 nm es mucho menor que el de las bombillas 265 nm, y las primeras también son más fáciles de conseguir. Eventualmente, a medida que la ciencia se desarrolle, la industria podrá hacer los ajustes necesarios e instalar las bombillas en sistemas robóticos, o sistemas de aire acondicionado, y así poder desinfectar eficientemente grandes superficies y espacios. La Prof. Mamane cree que la tecnología estará disponible para su uso en un futuro próximo.

“Actualmente, el mundo entero está buscando soluciones efectivas para desinfectar el coronavirus», afirma la profesora Mamane. «El problema es que para desinfectar un autobús, tren, una sala de deportes o avión mediante pulverización química, se necesita mano de obra física, y para que la pulverización sea eficaz, hay que darle tiempo al producto químico para que actúe en la superficie. Sabemos, por ejemplo, que el personal médico no tiene tiempo para desinfectar manualmente, por ejemplo, los teclados de computadora y otras superficies en los hospitales, y el resultado es la infección y la cuarentena. Los sistemas de desinfección basados en bombillas LED, sin embargo, pueden instalarse en el sistema de ventilación y en el aire acondicionado, por ejemplo, y esterilizar el aire aspirado y luego emitido en la habitación.”

“Descubrimos que es bastante simple matar el coronavirus utilizando bombillas LED que irradian luz ultravioleta», explica la profesora Mamane. «Pero no es menos importante, que matamos los virus utilizando bombillas LED más baratas y más fácilmente disponibles, que consumen poca energía y no contienen mercurio como las bombillas normales. Nuestra investigación tiene implicaciones comerciales y sociales, dada la posibilidad de usar esas bombillas LED en todas las áreas de nuestras vidas, de forma segura y rápida. Por supuesto, como siempre en lo que se refiere a la radiación ultravioleta, es importante dejar en claro a las personas que es peligroso tratar de utilizar este método para desinfectar superficies dentro de los hogares. Es necesario saber cómo diseñar estos sistemas y cómo trabajar con ellos para no estar expuesto directamente a la luz.”

La radiación ultravioleta es un método común para matar bacterias y virus, y la mayoría de nosotros estamos familiarizados con tales bombillas desinfectantes por su uso en purificadores de agua, como Tami4. La radiación UV daña principalmente los ácidos nucleicos. El año pasado, un equipo de investigadores dirigido por la Prof. Mamane y el Prof. Gerchman patentó una combinación de diferentes frecuencias UV que causan un daño de doble sistema a la carga genética y a las proteínas de las bacterias y los virus, de las cuales no pueden recuperarse, lo que es un factor clave que se ignora. «En el futuro, queremos probar nuestra combinación única de mecanismos de daño integrados y más ideas que hemos desarrollado recientemente sobre el daño directo e indirecto combinado eficiente a bacterias y virus en diferentes superficies, aire y agua.